lunes, 11 de mayo de 2009

CONCIENCIA Y MAQUINA


Porque siempre el escenario de la conciencia de las máquinas viene sin sentimientos?
Si un androide es conciente de su propia existencia y tiene alguna noción básica de astronomía, va a tener inmediatamente el más importante de los sentimientos, el miedo. Miedo a saberse vivo e indefectiblemente condenado a la desaparición.
Esto lo llevaría inmediatamente a la desesperación por descubrir un error en lo fatídico de su destino. Si en el camino de su investigación desesperada se encontara con situaciones irracionales, esto lo llevarían a extrapolar pensamientos, a generar teorías. Lógicamente el robot preferiría o desearía que alguno de los escenarios de evolución se cumpla más que otro. En ese momento tendríamos un androide soñador.
Si lo irracional no se resolviera, con el paso del tiempo podríamos suponer que el androide llegue a la conclusión que indefectiblemente debe dar por sentado alguna de sus teorías para avanzar en su investigación. Esta estrategia lógica podría sumir al robot en un error o mentira.

Si la extrapolación de su teoría lo llevara a un escenario de posible inmortalidad, tendríamos un androide sin miedo (contento? feliz?). La propagación de su conclusión seguramente generaría acciones encontradas, algunos robots no aceptarían la irracionalidad y lo excluirían de sus fuentes de información o red o circulo (Lo odiarían?) y otros aceptando su salto lógico verían en sus conclusiones o datos la respuesta a su misma busqueda desesperada y desearía que forme parte de su red, lo amarían.
A mi comentario: Es interesante la idea, me compro solo la del miedo, desesperacion y la soledad, porque yo estoy con la teoría de que habra una sola conciencia entrelazada entre todas las maquinas.
Publicar un comentario