jueves, 10 de septiembre de 2009

Los superhéroes «gays» deciden salir del armario


by STEPHEN MCGINTY —
LONDRES
¿Qué pensaría Lois Lane? DC, la editorial de comics norteamericana que creó a Supermán y a Batman, va a introducir los primeros superhéroes homosexuales.
Antes, los paladines con capa luchaban por la verdad, la justicia y el estilo de vida norteamericano. Ahora habrá que añadir los derechos de los homosexuales a su repertorio. Los pioneros de esta nueva causa para el siglo XXI se llaman Apollo y Midnighter, una tierna pareja que vive en una gigantesca nave espacial.
Apollo y Midnighter, a diferencia de Batman, a quien Alfred, su mayordomo, le servía un vaso de leche fría después de salvar el mundo, se acurrucan en la cama para ver la serie Friends en la televisión. En el cómic, se anuncia a los personajes como «la mejor pareja del mundo» y éstos aparecen besándose en una viñeta que supone una parodia de la revista Hola.
Su orientación sexual será revelada próximamente en un cómic llamado The Authority, producido por una división de DC Comics. Esta compañía, creadora de personajes como Batman, Supermán y la Mujer Maravilla, es, junto con Marvel, una de las principales editoriales de comics del mundo.
Aunque The Authority, a diferencia de otros títulos, está dirigido a un público más maduro, sus principales lectores serán adolescentes. «Nunca se había hecho antes un superhéroe gay. Es uno de los últimos tabúes vigentes», dice Mark Miller, escritor escocés que se encargará de desarrollar el nuevo argumento de la serie.
Y añade: «Un superhéroe o una superheroína son personajes que luchan por los débiles, así es que no entiendo por qué no tenemos superhéroes gay. Las personas que sirven a los niños de modelo pueden ser indistintamente homosexuales o heterosexuales».
Miller, casado y con una hija, dice: «La idea es que la homosexualidad de los personajes no esté en un primer plano. Serán como cualquier superhéroe, se dedicarán a luchar contra el crimen y salvarán el mundo. Sólo eso, y al final de sus aventuras, se irán a la cama, o se besarán y abrazarán. Ya hay personajes gay en telenovelas y en el cine, ¿por qué no ha de haberlos en los comics?».
BUENA ACOGIDA
La presentación de los primeros superhéroes fue muy bien acogida por Outrage, grupo de presión a favor del colectivo homosexual que en el pasado ha organizado diversas acciones, como manifestarse contra Michael Portillo, primer ministro en la sombra, o interrumpir un sermón de George Carey, arzobispo de Canterbury. David Allison, portavoz de esta organización, afirma que Apollo y Midnighter pueden ser modelos positivos para los niños.
«Un superhéroe gay es una gran idea. Será un magnífico contraste con el estereotipo del marica afeminado», comentó. «Los héroes pueden ayudar a los adolescentes a descubrir su orientación sexual proporcionándoles una imagen positiva».
Pero no todo han sido, por supuesto, reacciones positivas frente al invento de los responsables de DC Comics. Un portavoz del cardenal Thomas Winning, arzobispo de Glasgow, confesó sentirse absolutamente consternado ante esta propuesta: «Esto parece un intento insidioso de presentar modelos homosexuales a los adolescentes.
«La adolescencia es una época difícil, y este tipo de actividades sólo puede aumentar la confusión y minar los principios morales del cristianismo», dijo el portavoz.
Duncan McAlpine, propietario de la librería de comics Mighty World of Comicana, del centro de Londres, cree que la homosexualidad de los héroes no va a afectar tanto a los niños. «Los chicos ya han visto a los hombres del East End. Es importante que los comics representen el mundo que vemos todos los días».
Pero, ¿cómo reaccionarán los demás superhéroes al saber que entre ellos hay una pareja gay? Mark Miller ha reflexionado mucho sobre esta cuestión. «Batman será tolerante. A fin de cuentas, vive con dos hombres, Alfred y Robin, el mayordomo y el personaje con el que nunca se casó». DE TIMOR A CHECHENIA
Frente al revuelo organizado por esta iniciativa y las voces de quienes lo ven como una apuesta valiente, la editorial DC Comics se ha negado, hasta ahora, a hacer comentarios sobre este asunto.
A fin de evitar los estereotipos sobre los homosexuales, Miller y el dibujante Frank Quitely, ambos de Glasgow, han procurado que ninguno de los dos personajes sean afeminados. Apollo obtiene su poder del sol, que le infunde fuerza, le da poder para volar y lanzar rayos con los ojos. Midnighter no puede volar, pero tiene una fuerza extraordinaria, y lleva una máscara negra de cuero y un abrigo similar al de Batman.
Ambos, sin embargo, tienen unos músculos tan desarrollados que avergonzarían al mismo Supermán. En este mes, una vez que Miller se encargue del texto, la pareja de superhéroes «saldrá del armario» cuando aparezcan en la nave espacial besándose en una fiesta.
Más tarde, en el mismo número, el equipo vuela hasta Timor Oriental y Apollo entrega al Presidente de Indonesia a la muchedumbre. En el número de abril, viajan a Chechenia y obligan a los rusos a retirarse.
(The Sunday Times/EL MUNDO).
Publicar un comentario